MANEJANDO LA AGRESIVIDAD EN NUESTROS HIJOS


Ha tenido que enfrentar alguna vez una conducta agresiva o rebelde de parte de su hijo? Ha sabido que hacer? Acá le enseñare como superar adecuadamente estos episodios, fortaleciendo los lazos y la autoestima de su hijo y, lo que es mejor, sin dejarse alterar.

Una de las grandes dificultades que tenemos  los padres es saber cómo enfrentar y tratar la conducta agresiva de nuestros hijos ya que, a menudo, nos enfrentamos a su desobediencia y rebeldía.

AGRESIVIDAD. La agresividad es un trastorno que, en exceso, y si no lo tratamos en la infancia, probablemente originará problemas en el futuro tales como: el fracaso escolar, la falta de socialización, dificultad de adaptación, etc.

Cuando se habla de agresividad, se está hablando de hacer daño, físico o psíquico, a una otra persona. De una acción intencionada manifestada a través de patadas, arañazos, gritos, empujones, palabrotas, mordidas, jalada del pelo, etc., a otra persona. A menudo vemos como algunos niños recurren tanto a agredir a los demás como a  auto agredirse cuando no se le da gusto o cuando necesitan llamar nuestra atención; lo que menos debemos hacer en este momento es reaccionar con gritos o más agresividad porque esto traerá más de lo mismo hacia su hijo.
ALGO COMUN. Ante todo usted debe saber que este comportamiento es relativamente común y a menudo aparece cuando el niño cumple un año. Cuando el bebé nace, trae impulsos amorosos y agresivos que, con el tiempo y con el cuidado de los padres, empezará a construir vínculos afectivos y a desarrollar sus relaciones personales. Esta es una fase muy importante. Su personalidad será construida a partir de su conocimiento del mundo a su alrededor. Para eso, es necesario que el bebé se sienta protegido y cuidado en su entorno familiar.

LA FAMILIA. Otro factor importante que tiene la mayor incidencia en esta conducta es la familia, ya que se constituye en uno de los aspectos más relevantes dentro del factor sociocultural del niño. La familia lo es todo para él. La familia es su modelo de actitud, de disciplina, de conducta y de comportamiento. Es uno de los factores que más influyen en la emisión de la conducta agresiva. Está demostrado que el tipo de disciplina que una familia aplica al niño, será el responsable por su conducta agresiva o no. Un padre poco exigente, por ejemplo, y que tenga actitudes hostiles, y que esta siempre desaprobando y castigando con agresión física o amenazante constantemente a su hijo, estará fomentando la agresividad en el niño. Es por esto que la familia cobra mucha importancia en el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos. Debemos tener claro que la paz empieza por la familia

RELACION CON PADRES. Otro factor que induce al niño a la agresividad es cuando la relación entre sus padres es tensa y conturbada. Dentro del factor sociocultural influirían tanto el tipo de barrio donde se viva como expresiones que fomenten la agresividad, como “no seas un cobarde”, o que lo descalifiquen.

OTROS FACTORES. Los factores orgánicos tipo hormonal, mecanismos cerebrales, estados de mala nutrición, problemas de salud, etc., también influyen en el comportamiento agresivo. Y dentro del factor social, el niño que no tiene estrategias verbales para afrontar las situaciones difíciles, será fácilmente conducido a la agresión.

COMO ACTUAR:

1.    Llamar la atención. Algunos padres temen castigar a los hijos en momentos en que presentan una actitud agresiva, pero en estos casos, lo mejor que podemos hacer es ayudar a disciplinar a nuestros hijos y a llamarles la atención desde el primer momento que presentan su primera conducta, así nos parezca insignificante.

2.    Analizar y Actuar. Debemos tener en cuenta que tratar la conducta agresiva de nuestros hijos no implica solamente que intentemos reducirla o eliminarla de un tajo, sino que también es necesario fortalecer comportamientos alternativos a la agresión. Como por ejemplo estimulando desde nuestros hogares el respeto por la individualidad de cada uno de los miembros de la familia, porque como he repetido en varias ocasiones la paz empieza por nuestros hogares, por  y a través de la familia. Por lo tanto hablar de cómo tratar la agresión, resulta imprescindible hablar también de cómo incrementar comportamientos alternativos. Son varios los pasos con que se pueden contar en principio para conseguir tratar esta conducta; según mi experiencia con el cuidado de mis hijos, podemos encontrar pasos para controlar los antecedentes de estas conductas agresivas, que se refieren a la situación inmediata antes de que el niño tenga la conductas agresivas. Como por ejemplo, según mi experiencia, no dejar muchos tiempos solos a dos hermanos cuando sabemos que en algún momento se van a agredir.

3.    Recompensas. Igualmente y con el tiempo aprendí, que para disminuir estas conductas agresivas, debemos recompensar aquellas actuaciones y recompensarlas cuando nuestros hijos lo han hecho bien.

4.    Finalmente y recordando nuevamente como últimas recomendaciones debemos procurar que los niños deben aprender a mostrar sus sentimientos y emociones, para ayudarle a calmar la tensión debe mantener entretenido, para descargar la energía acumulada que normalmente mantienen, promoviendo actividades como cantar, bailar oír música, jugar con manualidades de cualquier tipo, o practicar algún deporte, esto sin duda será beneficioso para él.

5.    Igualmente fomentar las conductas aceptadas socialmente, mediante nuestro ejemplo como adultos, recordemos que copiarán con facilidad nuestras conductas y aprenderán delo que nosotros hagamos, y si nosotros somos agresivos ellos también lo serán.

6.    Siempre recordar elogiar las actuaciones positivas que nuestros hijos tengan, en varios de mis artículos he desarrollado la importancia de este tema. Mantener una relación sana donde promovamos el diálogo frecuente con nuestros hijos para que se sientan en confianza para expresarnos sus sentimientos y que nosotros de la misma manera podamos explicarles las consecuencias de sus comportamientos agresivos y enseñarles alternativas para manejarse adecuadamente.

Practica con dedicación y amor estas recomendaciones y en corto tiempo habrás logrado  superar adecuadamente este episodio de ira y agresividad, fortalecido los lazos y la autoestima de tu hijo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: