Manejando el Miedo de Tu Hijo


El Miedo Paraliza / Capitalizalo

Manejando el Miedo

Te ha sucedido que cualquiera de tus hijos o todos a la vez,  han llorado inconsolablemente porque sienten miedo a  la oscuridad y no pueden dormir o porque ven sombras o por que se imaginan un ataque invasor de los extraterrestres o mostros en su cuarto, o por que vieron una película que los altero?.

Es común que en algunas de esas ocasiones no sepamos que hacer y como ayudarles a manejar el miedo que sienten siendo realmente difícil encontrar la manera de calmarlos y explicarles. Sin embargo, sentir miedo es una conducta normal de defensa del ser humano. Todos los niños pasan por esta etapa que se deberá ir superando con el desarrollo.

En este artículo compartiremos  información al respecto y alguna  vivencia acerca de los miedos que nuestros hijos han tenido que afrontar  y la manera cómo se los ayudamos a superar.

Introducción.

A medida que el niño crece, aumentan sus posibilidades de exploración del entorno, es allí cuando el miedo infantil cumple una función. A medida que el niño va ampliando su horizonte cognitivo, aparecen los temores, orientados a protegerlo de situaciones que no controla. Cuando las experiencias aumentan, aumentan también las situaciones de temor. Por lo general, el miedo infantil nace por determinados estímulos desfavorables, como caerse, ver sombras, etc.

El Miedo vs La Edad

Estudios han demostrado que los miedos varían de acuerdo con la edad:

DeDescripción: http://mujer.terra.es/muj/padres/img/bullet_destacado_pg2.gif0-2 años:
El principal miedo es por la Pérdida brusca de la base de sustentación, ruidos fuertes, extraños, separación de los padres, heridas, animales y oscuridad. 

De 3-5 años:
-Miedos que disminuyen: pérdida del soporte y extraños.
-Miedos que se mantienen: ruidos muy fuertes y no habituales, separación de los padres, animales y oscuridad.
-Miedos que aumentan: daño físico y personas disfrazadas.

DeDescripción: http://mujer.terra.es/muj/padres/img/bullet_destacado_pg2.gif6-8 años:
-Miedos que disminuyen: ruidos fuertes y personas disfrazadas.
-Miedos que se mantienen: separación de los padres, animales, oscuridad y daño físico.
-Miedos que aumentan: seres imaginarios (brujas, fantasmas, extraterrestres, etcétera), tormentas, soledad y escuela.

Descripción: http://mujer.terra.es/muj/padres/img/bullet_destacado_pg2.gifDe 9-12 años:
-Miedos que disminuyen: separación de los padres, oscuridad, seres imaginarios y soledad.
-Miedos que se mantienen: animales, daño físico y tormentas.
-Miedos que aumentan: escuela (exámenes, suspensos), aspecto físico, relaciones sociales y muerte.

Descripción: http://mujer.terra.es/muj/padres/img/bullet_destacado_pg2.gifDe 13-18 años:
-Miedos que disminuyen: tormentas.
-Miedos que se mantienen: animales y daño físico.
-Miedos que aumentan: escuela, aspecto físico, relaciones sociales y muerte.

Más información: ‘El niño miedoso’ (Pirámide) de Francisco Xavier Méndez. Manual sobre el origen de los temores cotidianos de los más pequeños que incluye una guía orientativa para las familias.

¡Es cierto!.

Existen miedos que son comunes en casi todos los menores y que aparecen y se van en función de la edad. Recordamos como nuestra hija mayor,  siempre le ha tenido miedo a la oscuridad, es un temor que todavía conserva, desde muy pequeña demostraba mucha ansiedad al no tener luz en su habitación. Como lo solucionamos: No la reprendimos por ello, ni la llevamos a nuestro cuarto, ni nos desgastamos indicándole porque no debería tener miedo a la oscuridad; en su lugar lo que hicimos desde muy pequeña fue instalar una rutina que le permitiera seguridad al acostarse, tal como bañarla, darle su comida, lavar los dientes,  lectura de un cuento y conectamos una pequeña lamparita o lucecita de bebe encendida toda la noche. Esto la tranquilizo mucho y, cuando lloraba o pedía compañía, la consolábamos, tranquilizándola, pero nunca la dejamos ir a nuestra habitación.

Existen otros miedos como a los animales, a los ruidos fuertes, a las tormentas, a los seres imaginarios, a separarse de sus padres, a la escuela, (hemos visto como innumerables niños temen ir al colegio porque esto les supone alejarse de sus  seres queridos, esto sólo necesita de firmeza y fortaleza de los padres para ayudar a que el niño se acostumbre a ir a su salón de clase y, en muchas ocasiones se recibe mucho apoyo de los colegios si les comentamos al respecto. En todo caso, es bueno verificar cuando  el niño no quiere ir al colegio, si se trata de un miedo infundado o de una situación mayor que no quiere ir a afrontar, como puede ser el caso del Bullying (del que ya hablamos) o algún mal trato de un profesor en el Colegio, pues lo natural es que el niño disfrute estar e ir al colegio).

El miedo a los extraños es una reacción natural, no es para preocuparse, sólo en casos extremos, donde aparece un temor al relacionamiento. El niño aprende a relacionarse con el mundo a través del juego y a través de las experiencias que sus padres les transmiten. Lo mejor es dejarlos interactuar de variadas maneras tanto con niños de su edad como con adulto; padres e hijos tendrán que asistir con mayor frecuencia a escenarios con gente como parques, reuniones, fiestas, etc. Donde el niño tenga que verse enfrentado a la situación y en lo posible solo en ese entorno, tenga que hacer uso de sus cualidades personales de socialización para lograr empatar con los otros.

Esta también  el miedo al cambio o a los cambios. Tanto de entorno como de amigos, o de adultos, etc. Para ello es necesario apoyarlos y demostrarles que pese al cambio, las situaciones siguen siendo controlables y que no es la situación la que genera el miedo sino nuestra interpretación o sensación sobre ella.

Además de estas potenciales fuentes de temor, hay otras propias de cada niño que están relacionadas con sus vivencias particulares y también con la educación que hayan recibido. Por eso los hay que no tienen reparos en acercarse a un perro y los que no quieren ni verlos.

Algunos padres creen que sus hijos pueden sufrir un problema psicológico cuando estos les cuentan sus miedos y preocupaciones. Sin embargo, es propio del desarrollo del pequeño pasar por etapas en las que estos temores -muchos de los cuales tienen el componente fantasioso típico de la infancia  adquieren protagonismo. Su desarrollo cognitivo les impide enfrentarse de forma racional a sus temores. Pero, a medida que crecen, mejora su capacidad cognitiva y los miedos remiten.

Consejos para afrontar los miedos con sus hijos

1. Tome en serio a los niños. En su mundo infantil, el miedo a la oscuridad puede ser muy desasosegante. Es necesario que el niño sepa que tiene derecho a sentir temor. No ayudan comentarios como “no llores, que no pasa nada”, ni intentar convencerle de forma racional. Se puede decir al niño que aunque la luz está apagada no va a pasar nada, pero es aconsejable, mientras se da la explicación, consolarle de alguna forma, con abrazos, besos, caricias, etc.

2. No lo forcé. Nunca es bueno forzar al niño a que se enfrente al miedo de forma directa con la esperanza de que lo supere de manera inmediata. Si un niño teme la oscuridad, obligarle a dormir con la luz apagada aumentará su ansiedad, casi con toda probabilidad. Es preferible hacerlo de forma progresiva: primero dejar una noche todas las luces encendidas para, en noches sucesivas, reducir la iluminación si el niño está cada vez más tranquilo. Los cuidadores, además, deben reaccionar con la máxima tranquilidad posible.

Los pequeños son muy sensibles a las reacciones emocionales de las personas importantes para ellos y pueden contagiarse de su miedo. Ante temores muy frecuentes e intensos que afecten al rendimiento escolar o a la vida social del niño, es aconsejable acudir al experto. Que los niños sean autónomos en su funcionamiento es uno de los objetivos que los padres debemos asumir en su educación.

3. Paso a Paso: Ir eliminando progresivamente los apoyos que recibe el niño de los padres favorecerá el desarrollo de su independencia personal. Hay que evitar una sobreprotección y fomentar el aprendizaje de habilidades mediante el aprendizaje en áreas de coordinación motora, lenguaje, relaciones sociales, comportamiento individual, la iniciativa personal, lo que dará como resultado una autonomía personal mayor.

4. Interacción. Es conveniente procurar que otras personas se relacionen con el niño y de esta manera disminuir la dependencia excesiva hacia los padres o adultos a los que está vinculado. De la misma manera, también es conveniente introducir como táctica complementaria, ausencias cortas al principio, como quedarse con los abuelos un ratito para después alargarlos por haber estado tranquilos durante ausencia de los padres.

5. Sobreprotección. La sobreprotección o hacer a los hijos sentirse culpables recordándoles su ‘cobardía’ son dos actitudes muy negativas que pueden enquistar el problema e incluso lograr el efecto contrario al que se busca. Lo que debemos mantener muy presente es que la mayoría de los menores supera sus temores cotidianos de forma natural.

Qué tal si identificas el Miedo de tu Hijo y aplicas Nuestros Consejos.

Como buena madre o padre, haz de tener claramente identificado el “Miedo” que tiene tu hijo. Guíate por la lista de miedos según la edad que te proporcionamos atrás; Los miedos siempre existen. Todos tenemos miedo a algo. Los niños con mayor razón. De acuerdo con ello, aplica sin duda ni titubeo los consejos que acá te ofrecemos y pronto notarás  como tu hijo irá superándolos forjando en él una persona más segura.

1 comment so far

  1. beiryj@live.con on

    La espiritualidad y la creencuia en DIOS es lo unico que nos puede aliviar de ;a generacion de los nuevos ni;os y adolescentes


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: