Hablando de Sexo con Tu Hijo


La educación sexual es un proceso largo, de toda una vida. Siempre hay tiempo de corregir e intervenir para que el niño vaya mejorando su concepto, su conocimiento y su vivencia sobre la sexualidad. Como tantas otras tareas, esa no es la más o menos fácil para los padres.

Normalmente, se estimula el desarrollo del niño, y se está muy pendiente de su evolución cuanto al comer solos, a caminar, a que tengan buenos hábitos, etc., pero se olvida de la sexualidad. Existe todavía demasiado cuidado, “respeto” y en muchos casos un cierto tabú en hablar del tema. Los padres estamos siempre lanzando elogios al pelo, a los ojitos, a los cachetes del niño, pero nunca hablan de sus órganos sexuales. Es bueno saber que, asumiendo o no la tarea de orientarlos, charlando o no con ellos, los padres estarán dando educación sexual. El propósito de este artículo es ayudarte a cubrir y recorrer las recomendaciones que te daremos a continuación. Los estudios sobre el tema no paran y hoy  en día la educación sexual ocupa espacios en muchas escuelas y en muchas familias. Este tema siempre será preocupante para los padres puesto que es un tema latente actual y del diario vivir presente en todas las etapas de crecimiento de nuestros hijos. Y como tal, a través de este artículo te ayudaremos a tratar este  tema tratado con naturalidad, honestidad, cariño.

Recomendaciones Efectivas

1.Ante todo debemos tener claro y recordar que el desarrollo de la sexualidad humana empieza con el contacto físico, cuando los bebés son sujetos y acariciados.  Esto pasa desde que nuestros bebes son pequeños, y esto es necesario y natural que ocurra. No se debe privar al bebé de contactos corporales. Es necesario reconocer al niño como ser sexuado, en relación consigo mismo y con otros, para que se construya una identidad sexual propia. La sexualidad infantil es una de las puertas por la cual el niño desarrolla su personalidad y sus relaciones con la afectividad y con las demás personas que le rodearan durante su vida.
La sexualidad es una cosa natural en los seres humanos, una función como tantas otras, como comer, caminar, leer, estudiar, etc.

2.El culto a la belleza, al físico y la seducción, en los medios de comunicación, no distinguen la edad de su público. Hay un abuso de las manifestaciones sexuales, al cual los niños están indiscriminadamente expuestos. Los contenidos sexuales pueden acelerar las manifestaciones de los niños en el tema de la sexualidad, considerando que ellos aprenden imitando lo que ven de sus padres, de la televisión, out-doors, de bailes y ropas eróticas de moda, etc. Las malas influencias conceden nociones equivocadas y perjudiciales al niño.

3. Los  únicos que pueden interferir en la educación de los niños son los adultos, los padres, que deben ejercer el papel de filtro de las informaciones. Es  decir, es necesario crear y mantener un canal abierto de comunicación con los hijos, espacios de discusión y de intervención sobre lo que es correcto y lo que no, relacionados a todos los temas, y en especial a la sexualidad. Es conveniente vigilar de muy cerca el entorno y las actividades del niño, para orientarle cuando crea necesario. En la medida de lo posible, no se debe perder ninguna oportunidad para entablar conversación sobre sus dudas, intereses, etc.

4. Dependiendo de la actitud de los padres, los niños aprenden si el sexo es bonito o feo, correcto o incorrecto, un tema de conversación o no. Los padres son un modelo con sus actitudes, hablen o no del tema. Que el niño no pregunte no significa que no quiera saber. Puede que simplemente no se anima a preguntar con recelo de la actitud que sus padres tendrán hacia el tema. Es que aún en muchas casas, cuando un niño pregunta algo relacionado a la sexualidad es mal interpretado como “grosero” porque lo preguntó en voz alta, “mal educado” porque lo preguntó a otra persona, “fuera de lugar” porque preguntó en la escuela, o “degenerado” porque se siente demasiado interesado y curioso en el tema.

Los padres deben tener muy claro el tipo de orientación que desean dar a sus hijos. Deben considerar que hoy día los niños están muy expuestos a todo tipo de información sobre el sexo. En razón de eso, es necesario “vigilar” as actividades de los niños, y si es el caso, ofrecer nuevas opciones de entretenimiento, buscando programas, comprando discos y ropas que estén de acuerdo con la edad del niño, y así garantizando un mínimo de protección. Es conveniente que los niños no sobrepasen etapas. Que no abandonen los juegos infantiles por imitaciones más adultas y comportamientos similares.

5. Otra actitud que los padres no deben olvidarse es de evitar aquella vieja historia de separar los niños y niñas en grupos distintos en lo que se refiere a la sexualidad. Se debe hablar con los dos por igual, independiente del sexo que tenga. El hecho de negar igual derecho a la información, a la formación, y al placer, harán niños pasivos, educados para la sumisión, y muy poco preparados para resolver posibles problemas en el futuro. La información adecuada a los hijos les ayudará después a enfrentarse a un posible abuso sexual, a una enfermedad, etc.

Si tomas en cuenta estas recomendaciones encontrarás que la educación sexual de tus hijos estará enfocada eficientemente y tus hijos se desarrollaran felices y libres, y lo más importante de todo estarás siendo parte activa de su desarrollo. No tengas miedo a fallar, esto será dañino y peligroso. Esto te funcionará.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: