Qué Hacer si Tu hijo Quiere Hacer Una Siesta Y No lo Logra?


Las siestas de nuestros hijos duran sólo unas horas al día, pero pueden afectar las 24 horas de la jornada de Tu hijo y por supuesto las tuyas!!. Una buena siesta determinará si tu hijo se encuentra irritable o no, reducirá episodios de llanto, permitiendo obtener todo el potencial de su atención en determinados momentos.

Desarrollaremos en este artículo  7 de los problemas más comunes por los cuales a los niños les cuesta hacer su siesta y cómo resolverlos. La reducción de una sola hora en el total de las horas de sueño de un niño  son suficientes para poder efectos negativos frente a su vida y desempeño diario, produciéndole cansancio diario que se reflejará en su desempeño y se tornará más irritable, limitará su capacidad de alerta, su función cerebral.

Los estudios muestran que los niños que echan la siesta a diario enferman menos a menudo, crecen más, y tienen menos probabilidades de ser obesos en la edad adulta. Las siestas mejoran la atención y el desarrollo cerebral. También pueden ayudar a compensar, si alguna noche el niño o niña ha dormido menos horas de lo habitual.

No todos los bebés o los niños pequeños rechazan la siesta por el mismo motivo, sino que puede haber cientos de razones diferentes. Antes de que te decidas por una solución, es necesario que comprendas los motivos de tu hijo o hija por las cuales no hace su siesta, debes entenderlo antes de encuadrarlo en un montón de reglas y circunstancias que de pronto no se adapten a tu hijo como otras sí. Una vez que veas clara la causa por la que tu hijo o hija no hace su siesta, estoy segura podrás realizar un plan para  que amablemente supere esta resistencia

Existen innumerables estudios y técnicas para ayudar a que un niño pueda hacer la siesta, pero la solución no va enfocada  necesariamente a la razón por la que ese niño no haga la siesta, a veces ni la mejor idea del mundo puede funcionar en tu caso.  A través del estudio de las técnicas de la Dra. Elizabeth  Partley, hemos desarrollado estas soluciones a algunos de los problemas más comunes por las cuales los niños no hacen su siesta.

Problema 1: últimamente su horario de Siesta acostumbrado se le ha quedado corto
Soluciones: Revisa cuidadosamente los siguientes tópicos: Han habido cambios en la vida de tu hijo o hija, en su crecimiento y su desarrollo. ¿Ha aprendido a gatear, han empezado a comer con cuchara, a ir a la guardería o jardín, o  ahora le cuida una persona nueva?  Ten en cuenta que cualquier cambio puede afectar sus patrones de sueño. Observa si muestra signos de cansancio entre las siestas y ajusta su horario para satisfacer sus necesidades.

Problema 2: El horario de siestas no se ajusta al reloj biológico de tu Bebé
Soluciones: El horario de siestas, la hora de ir a dormir por la noche, el horario de comidas, la exposición a la luz y la oscuridad, y la actividad pueden afectar al reloj biológico del niño. Observa el horario cotidiano de tu hijo o hija para asegurarte de que estas cosas ocurren a horas razonables cada día. Ciertas actividades, en momentos inoportunos (como jugar con la luz encendida antes de ir a la cama) pueden afectar al ritmo del niño.

Problema 3: El horario de siestas es diferente cada día, sobre todo los fines de semana
Soluciones: Ocurre con regularidad que los horarios de la semana son diferentes a los de las siestas. Puesto que entre semana las siestas, la hora de ir a dormir y la hora de levantarse son las mismas, pero el fin de semana cambian, se vuelven más laxas, produciendo que el bebé o el niño puedan sufrir un desajuste en el horario. También pueden afectarle otras diferencias, por ejemplo si realiza la siesta a una hora determinada en la guardería o jardín, y en cambio en casa lo hace a una hora diferente, o si se echa una siesta larga algunos días cuando está en casa, pero cuando sales  fuera sólo se echa un sueñecito en el auto, o no duerme nada en absoluto. Fija un posible horario de siestas adecuado para tu hijo o hija y haz lo posible por mantenerlo, con una variación de un máximo de media hora en los horarios que hayas previsto. Esta técnica es clave en cualquier técnica o procedimiento que quieras implantar en la rutina de tus hijos para dormir.

Problema 4: Cuando llega la hora de hacer la Siesta,  El niño está demasiado cansado para hacerlo.
Soluciones: Si no atiendes a tiempo  los signos de fatiga y de alarma de tu hijo o hija como son la irritabilidad, el llanto recurrente, lo que ocurrirá muy seguramente es que  se le puede pasar rápidamente la hora , es decir, entrará en ese estado de energía artificial , que lo descontrolará  y que a menudo vendrá acompañado de más llanto, más demandas y más rabietas de lo habitual. Si  no le prestas atención a estos signos tempranos de cansancio y sueño, es  muy probable que le resulte muy difícil relajarse cuando por fin lo lleves a su cama!!!!!

Cómo puedes descubrir estos signos de alerta? Puedes ayudarte observándolo durante la primera hora después de levantarse por la mañana, cuando ha descansado bien. Compara su estado en ese momento y su comportamiento durante la hora que va desde la cena o comida hasta el momento de ir a la cama, cuando la mayoría de los niños muestran signos de fatiga. Observa cómo cambia su comportamiento y su lenguaje corporal cuando se acerca su hora habitual de ir a la cama, comparado con los momentos en que está tranquilo y alerta. Proponte  como objetivo ayudar a que tu hijo realice su siesta en cuanto muestre esos signos de fatiga.  Recuerda que un niño cansado se dormirá fácilmente y descansará más y mejor.

Problema 5: Muchos niños dependen de algún tipo de juguete o chupo para  dormir
Soluciones:

Muchos niños están acostumbrados a dormir con diferentes tipos de ayuda o de asociaciones que le permiten tranquilizarte y conciliar el sueño. Si tratas de  realizar esta siesta en condiciones diferentes puede que n pueda hacerlo. Las costumbres más comunes son tomar el pecho o el biberón para dormir, chupar o también oler una cobijita o un oso de peluche,ser acunado en unos brazos amorosos, o dormir balanceado en una hamaca o una silla de auto. Tu pensarás que estos son lugares maravillosos y tranquilizantes para que un niño realice la siesta, pero cuando estos se convierten en indispensables para dormir es probable que supongan un problema para el padre o la madre que ayuda a dormir al niño. Estas costumbres pueden llegar a ser tan  necesarias para que el niño se duerma que pueden llegar a  superar cualquier otra razón o solución.

Problema 6: Pequeñas Siestas
Soluciones: La primera fase del sueño puede durar sólo cinco minutos y puede reducir la sensación de sueño, justo lo suficiente para desvelarse. Si el niño está cansado y está echado en el sofá o va en el coche, es posible que desconecte y se duerma durante unos minutos. Estas pequeñas siestas no le proporcionan al niño los beneficios de una verdadera siesta, pero puede ser suficiente para refrescarlo e impedir que pueda volver a dormirse si luego lo pones a hacer una siesta en la cama.
Para evitar este problema, intenta no poner al niño en un entorno que propicie su sueño tales como los trayectos en auto precisamente en los momentos en que quiere dormir, a no ser que  consideras puedas dejarlo ahí para hacer una siesta larga.

Problema7: Problemas de salud
Soluciones: Si tu niño está pasando por una gripe o por cualquier estado que afecte su salud, puede que afecte a su sueño. Las alergias y el asma son dos de las enfermedades más comunes en la infancia, y ambas pueden impedir que el niño pueda respirar bien estando acostado. Los cólicos, el reflujo, las infecciones de oído, la erupción de los dientes son otras molestias que impiden que el niño duerma bien.
Ten en cuenta que si tu hijo o hija sufre de cualquier problema médico, realizar buenas siestas será especialmente importante para su salud. Si es el caso, te será de gran ayuda ser muy flexible y abierto a cualquier solución que funcione para tu hijo o hija. Deja de lado cualquier idea de que tu hijo o hija debería dormir en un lugar determinado, o de una manera determinada, y abre tu mente a la idea de que cualquier tipo de siesta es mejor que ninguna siesta en absoluto. Al mismo tiempo, habla con varios  médicos sobre los problemas de salud de tu hijo o hija, y así encontrarás las mejores soluciones.

Anímate a implementar estas soluciones y te garantizo que encontrarás las respuestas que estabas buscando para ayudar a tus hijos a hacer la siesta.!

Gracias

PadresExpertos.com

1 comment so far

  1. off..... on

    …………Rutina y buenos habitos para irse a la cama sin protestar..Bebe durmiendo..La dormida es probablemente uno de los temas mas consultados por las mamas y la respuesta universal que recibes es que cada bebe es distinto y cada uno tiene su patron de sueno y sus propias necesidades. Eso es muy cierto pero tambien se puede educar y entrenar al bebe para que aprenda a dormirse por si solo y a dormir toda la noche cuando sea suficientemente maduro a nivel fisico y mental para hacerlo..Primero que todo tienes que estar mentalmente preparada o quizas nunca estes para entender que es normal despertarte varias veces en la noche para alimentar a tu bebe recien nacido. No importa si le das pecho o biberon te toca pararte varias veces en la noche por lo menos por los primeros cuatro o seis meses..Hasta ahora no se ha comprobado como se cree comunmente que los bebes alimentados con leche de formula duermen mas que los de pecho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: